Plásticos, ¿aliados o antagonistas de la medicina? Por Dr. (c) Cristian Gutiérrez

Cristian Gutiérrez, Investigador CIPALa incorporación de plásticos (polímeros) en la medicina moderna, ha tenido un incremento sostenido en las últimas décadas, pues ha contribuido a una reducción de los gastos médicos, las enfermedades infecciosas y mejoras en el manejo del dolor. Hoy en día polímeros de alta tecnología se utilizan para crear nuevas y mejoradas prótesis, mientras otros han tenido éxito en la reducción del riesgo de infección en los pacientes.

Usualmente se critica el uso de este material, pues pareciera que su única utilidad es contaminar. Aunque ha ganado su mala fama en cuanto a los residuos que son emitidos al medio ambiente en su fabricación y sobretodo en su disposición final, es claro que presenta beneficios para la humanidad. Uno de ellos es la ayuda que brinda en gran escala al reemplazo de órganos y extremidades en niños y adultos, mediante prótesis y ortesis. Asimismo ha contribuido con el cuidado de las heridas, ya sea a través de cintas, parches o apósitos.

Ejemplos directos son su inclusión en la óptica, donde su incorporación en marcos y lentes (cristales), ha ayudado a reducir el peso, aumentar la seguridad y la comodidad. Existen quienes buscan una alternativa a los anteojos tradicionales y acuden a los lentes de contacto. ¿De qué están hechos estos? La respuesta es simple: de plástico.

Otro ejemplo simple que puede pasar desapercibido, son los envases médicos, entre ellos las tapas a prueba de niños, que permiten que medicamentos potencialmente dañinos para ellos, estén fuera de su alcance.

La ciencia a nivel mundial, está comprometida con el desarrollo de productos que revolucionen distintas áreas, incluida la médica, en donde permiten generar procedimientos más simples y seguros, volcando parte importante de su investigación al desarrollo de polímeros con aplicaciones médicas. En esta índole, Chile no se ha quedado al margen.

CIPA en la Región del Biobío, ha desarrollado materiales con aplicaciones y prestaciones equivalentes a los plásticos provenientes del petróleo, pero buscando distintas fuentes alternativas para la obtención de polímeros, como es el uso de fuentes naturales, que además de ofrecer soluciones médicas, entregan una alternativa más económica y amigable con el medio ambiente.

El llamado es a informarse y a confiar en que en Chile se hace ciencia de calidad, y lo más importante, gran parte de esos resultados, son aplicables en la vida cotidiana.

Dr. (c) Cristian Gutiérrez, Investigador del Centro de Investigación de Polímeros Avanzados, CIPA.