Jueves, Agosto 11th, 2016

Una industria agroalimentaria y sustentable en el Biobío

Con el objetivo de formar a pequeños y medianos productores en torno a la alimentación y producción amigable con el entorno, el pasado viernes se llevó a cabo el Seminario: “Jornada de Capacitación para mejorar el desempeño ambiental y comercialización de productos agroalimentarios sustentables de la Región del Biobío”.

El encuentro organizado en el marco del Proyecto FIC “Observatorio para el desarrollo de productos sustentables en PYMES y MYPES del Sector Agroalimentario de la Región del Biobío”, cumplió con todas las expectativas según señala la Ingeniero de Desarrollo, Marcela Vidal. “Nos dimos cuenta de que existe mucha gente que ha incorporado acciones de producción sustentable en sus predios, sin darse cuenta. Hasta ahora no tenían claro el aporte que ello significaba, y es algo que nos agradecieron mucho, y que a la vez sirvió de motivación para los demás que ya están pensando en acciones para disminuir el impacto ambiental que provocan”, cuenta la profesional de CIPA.

Los encargados de orientar y resolver las inquietudes que presentaron los asistentes, en su mayoría productores del rubro hortofrutícola y vitivinícola, fueron los expositores de la Universidad del Bío-Bío, Dra. Claudia Muñoz que presentó un ejemplo de Evaluación de desempeño ambiental de productos, y el Dr. Gabriel Cereceda, quien se refirió a los conceptos básicos de Ecoetiquetado, EPD system y PCR.

Según sostuvo el equipo organizador, la idea del encuentro fue generar una instancia que acercara a los emprendedores a temas más conceptuales que los puedan ir guiando hacia un camino de producción sustentable, ya sea desde la utilización de sus recursos en el campo y formas de cultivo, hasta la disposición final de sus residuos.

Si bien el proyecto considera una etapa de levantamiento de información, para los profesionales es clave poder contrastar los datos que han ido recopilando mediante encuestas, con instancias de formación como la que vivieron y agradecieron los pequeños productores del Biobío, en la ciudad de Chillán.

“Mediante la detección de brechas podremos determinar qué se puede abordar. Si bien es un estudio en desarrollo, desde ya podemos vislumbrar que uno de los mayores problemas dice relación con la ausencia de Educación Ambiental”, explica Vidal, quien cree que ante este y otros desafíos, el centro regional CIPA, puede jugar un rol fundamental.